Psicoterapia

La psicoterapia es un proceso terapéutico que nos ayuda a resolver nuestros problemas psicológicos a través de un aumento de la comprensión de nuestro mundo interno (fantasías, pensamientos, emociones, sentimientos y sueños). La psicoterapia no es un lugar de meditación o alivio para el pensamiento.

La terapia enseña al paciente entrar en su mundo interior, a cambiar su visión de si mismo y amarse diferentemente. La psicoterapia alivia porque consigue provocar un cambio profundo y el ideal superior es que el paciente sufra menos y sostenible, porque habrá aprendido a conocer su sufrimiento y a quererse mejor a si mismo. Lo importante no es solamente descubrirse, conocer sus limites y amarlos, sino poder perdonarse a si mismo.

Para muchas pacientes la psicoterapia es el primer descubrimiento de si, el descubrimiento del otro, y mas allá un descubrimiento de la belleza de las grandes y las pequeñas cosas de la existencia.

La mayoría de los pacientes buscan ayuda porque sufren un dolor psíquico que se ha vuelto insoportable. Lo hacen porque su vida o una parte de su vida, esta invalidada por el sufrimiento.

La cura no puede avanzar sin el concurso del pensamiento y la palabra, pero necesitan ser animados por la fuerza de la emoción. En el curso de la terapia el paciente atraviesa periodos duros, o tienen lugar sesiones penosas, pero también hay momentos felices y momentos tranquilizadores, momentos en los cuales el paciente puede medir los progresos realizados y proyectarse al futuro.

Durante la terapia, al filo de las consultas, el paciente se prepara, para manejar mejor las crisis, separaciones o angustias existenciales, que inevitablemente se producirán una vez terminado el tratamiento.

SuzanneCatty/Pixabay